Patas de Gallo

Síguenos:

¿Qué son las patas de gallo? 

Las patas de gallo son esas pequeñas arruguitas que se hacen en el contorno de los ojos como consecuencia de determinadas expresiones faciales, como por ejemplo sonreír. Por este motivo son parte de las conocidas como “arrugas de expresión”.

La vejez natural y la exposición al sol son otros factores importantes para la aparición de las patas de gallo.

Las patas de gallo pueden prevenirse hasta cierto punto y llegar a solucionarse a través de tratamientos estéticos.

¿Cómo prevenir las patas de gallo?

Es importante conocer qué acciones podemos llevar a cabo para prevenir o ralentizar la aparición de las patas de gallo, de esta forma podremos mantener las arrugas a raya por más tiempo.

Estas son nuestras recomendaciones para prevenir las patas de gallo:

  • Empieza a cuidar la piel: hay que dar a la piel el cuidado que se merece para que se mantenga tersa, radiante y libre de arrugas el máximo tiempo posible.
  • Intenta comer saludable: la comida nutritiva te ayudará a mantener un cuerpo sano y si además añades a tu dieta alimentos con alto contenido en antioxidantes, como zanahoria o brócoli, ayudarás a tu organismo a combatir el envejecimiento celular que se produce por los radicales libres.
  • Utiliza cremas hidratantes y antiarrugas: utilizando cremas hidratantes y cremas de contorno antiarrugas conseguirás evitar durante más tiempo la aparición de las patas de gallo.
  • Evita tomar el sol durante largos períodos de tiempo: es mejor tomar el sol durante 20 o 25 minutos diariamente que tomar el sol durante horas ocasionalmente. 
  • Evita el tabaco o el alcohol en la medida de lo posible: el tabaco y el alcohol son productos que no sólo dañan tu salud, sino también tu piel, procura evitarlos siempre que puedas.

 

Mejores tratamientos para las patas de gallo

 

Toxina Botulínica o Botox

La toxina botulínica, más conocida como botox, es una neurotoxina que se utiliza para paralizar una parte del músculo que provoca la contracción y, por lo tanto, las arrugas. 

Es decir, con el botox se relaja la contracción del músculo para evitar la aparición de las arrugas de expresión.

Este tratamiento no es permanente y sus efectos acaban desapareciendo pasados entre 4 y 6 meses.

Ácido Hialurónico 

El ácido hialurónico es un componente que se encuentra presente de forma natural en muchas partes del organismo, como cartílagos, piel o articulaciones. El cuerpo utiliza el ácido hialurónico para retener líquido y mantenerse hidratado.

Hay dos tipos de ácido hialurónico:

  • Ácido hialurónico reticulado: es uno de los componentes encargados de dar firmeza e hidratación a la piel.  Se utiliza para rellenar y eliminar arrugas, como por ejemplo las patas de gallo.
  • Ácido hialurónico no reticulado: es un tipo de ácido hialurónico más ligero que no se encarga de dar volumen sino de hidratar los tejidos en profundidad. Este tipo de ácido se utiliza en tratamientos como mesoterapias, pero también se emplea en cremas y sueros.

Los efectos del ácido hialurónico no son permanentes y acaban desapareciendo entre 6 meses y 1 año después del tratamiento.

Hilos tensores

Los hilos tensores son un tratamiento estético que consiste en introducir microhilos bajo la piel que traccionan el tejido  y consiguen un efecto lifting de forma inmediata. 

Con los hilos tensores tendrás una piel más tersa y sin arrugas al instante.

Este tratamiento de rejuvenecimiento facial no requiere pasar por el quirófano y la duración de la sesión es de 20 o 30 minutos. 

Los hilos tensores pueden ser permanentes o temporales. 

Eliminar las patas de gallo sin cirugía

Eliminar las patas de gallo sin cirugía es posible y hay muchos tratamientos que nos ayudarán a conseguirlo. 

De hecho la toxina botulínica y el ácido hialurónico son dos tratamientos estéticos que no se pueden considerar cirugía. 

Los tratamientos más efectivos para eliminar las patas de gallo sin cirugía son:

  • Botox o toxina botulínica
  • Ácido hialurónico
  • Hilos tensores
  • Resurfacing con Láser de CO2 fraccionado

Cómo disimular las patas de gallo

En caso de que no quieras someterte a tratamientos estéticos, siempre puedes tratar de disimular las patas de gallo y hacer que se vean lo menos posible,

Hay varias claves con las que conseguirás disimular las patas de gallo fácilmente:

  • El cuidado facial diario es de suma importancia: si quieres disimular patas de gallo, el primer paso es tratar la piel adecuadamente. Utiliza todos los dias un limpiador facial para lavar tu cara. También puedes usar un tónico fácial astringente para regular el nivel de grasa facial.
  • Utiliza cremas o cosméticos rellenadores: las cremas y serums rellenadores ayudan mucho a disimular las patas de gallo y las arrugas de expresión, gracias a su alto contenido en ácido hialurónico. Además, algunas de ellas cuentan con efecto tensor que puede durar varias horas, lo que puede ser ideal si quieres disimular arrugas para una boda o evento especial.
  • El maquillaje es una solución temporal pero efectiva: utilizar maquillaje que contenga rellenador o efecto lifting puede ser una gran solución para lucir una piel radiante y libre de arrugas, aunque sólo sea temporalmente.